Castillo Hotel Son Vida, a Luxury Collection Hotel, Mallorca

4.7 (180 reseñas)

C/Raixa 2, Urbanizacion Son Vida, Palma de Mallorca, Islas Baleares, 07013, España   •   Hora local:     •  Teléfono: +34 971 493 493  

4.7

Arte en el Castillo Hotel Son Vida

De Morell hasta Anckermann y Ribas:

Fausto Morell i Bellet (1851 – 1928)

Significado y Obra

Fausto Morell era conocido por sus exquisitas imitaciones del estilo flamenco del siglo XV. Sus pinturas más importantes escenifican hechos históricos, escenas religiosas y retratos. Era descendiente de un noble muy conocido de la isla: el Príncipe Orlandis, creador del Casal Solleric (siglo XVIII), que es en la actualidad el centro cultural de la ciudad en Passeig d’es Born, en Palma.


Entorno Familiar

Fausto Morell creció en el seno de una familia apasionada por el arte: a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, Casal Solleric era ya un centro privado de cultura, en donde se reunían las personas para realizar rondas de charlas y presentar exposiciones. Entre los visitantes se encuentran autores, músicos y pintores, así como la Emperatriz austríaca Isabel, más conocida como Emperatriz Sisi, quien acudió en compañía del Archiduque Ludwig Salvador, e hizo una visita de incógnito al taller de Fausto Morell.


Amigos

Al grupo de amigos de Fausto Morell y Bellet pertenecen, además del mencionado Archiduque que él mismo retrató, el músico Pau Casals, el poeta Miguel Costa y Llobera y Ricard Anckermann. Fausto Morell intervino en numerosos altercados como, por ejemplo, el que se produjo entre el anterior dueño de Son Vida, Fernando Truyols, y Ricard Anckermann, por discrepar en sus opiniones sobre el diseño del comedor. Una costumbre peculiar de Fausto Morell consistía en invitar a amigos –como Pau Casals o el arzobispo Ludwig Salvador– a su estudio y hablar entusiastamente, mientras pintaba, sobre cuestiones que a menudo versaban sobre el tema del cuadro.


El otro Fausto Morell

Existe un segundo pintor importante llamado Fausto Morell: Fausto Morell y Orlandis. Se trata del padre del famoso artista. Ambos parientes gozaron del privilegio de ser herederos de una rica familia de la nobleza y, por tanto, de ser independientes de los clientes y de sus gustos, por lo que pudieron desarrollar su trabajo según los estilos y temas que desearon.

Entrada triunfal del Rey Jaume I en la ciudad de Mallorca

Entrada triunfal del Rey Jaume I en la ciudad de Mallorca

La Batalla de Llucmayor

La Batalla de Llucmayor

El archiduque Carlos de Austria

El archiduque Carlos de Austria

Elisabeth Christine von Braunschweig-Wolfenbüttel

Elisabeth Christine von Braunschweig-Wolfenbüttel

SU OBRA

Entrada triunfal del Rey Jaume I en la ciudad de Mallorca

La escena se desarrolla el 31 de diciembre de 1229 y hasta la fecha se sigue celebrando año tras año en el mismo lugar: la llegada de Jaume I a la cabeza de una armada catalana-aragonesa que acabó con la ocupación musulmana en la isla y devolvió así a Mallorca a la cristianidad. En la imagen se aprecia la atmósfera existente en el momento inmediatamente posterior a la batalla. Se puede observar el fuego, los heridos y los muertos en el suelo y al fondo la puerta que los musulmanes denominaban “Bab el Kofol”, a través de la cual los catalanes entraron en la ciudad. Además, de la densidad de la atmósfera, sorprende el equilibrio entre el realismo del cuadro y el orden de las figuras, dictado por motivos estéticos, así como otros elementos del cuadro.

Anécdota: Con ocasión de la visita del Rey Faisal de Arabia Saudita en el año 1967, la dirección del hotel decidió retirar la pintura para no herir la sensibilidad del invitado. Años más tarde se alojó en Son Vida un ministro acompañante que quedó impresionado por la pintura desde la primera vez que la observó. Éste, al verlo, señaló que la medida cautelar adoptada por el hotel era la adecuada, si bien consideraba que no era necesaria pues el cuadro representaba un hecho histórico.


La Batalla de Llucmayor

El cuadro muestra un acontecimiento muy importante de la historia de la isla: la Batalla de Llucmayor. Con la derrota de Jaume III esta batalla marcó en 1349, la caída del Reino de Mallorca.

 

El archiduque Carlos de Austria y su esposa Elisabeth Christine von Braunschweig-Wolfenbüttel

Sin duda, esta pintura fue un encargo. En la guerra de sucesión española, una buena parte de los nobles mallorquines se pusieron del lado de los Habsburgo, en concreto del Archiduque Carlos, representado en este cuadro. El Marqués de la Torre, Nicolás Truyols, era uno de los más fervorosos defensores de los Habsburgo y fue elegido por los nobles mallorquines para hacer llegar al Archiduque la declaración de fidelidad de Mallorca (1707). Un sucesor del mismo, Fernando Truyols, construyó Son Vida y encargó a Ricard Anckermann el diseño del comedor. Se trata del mismo hombre que adquirió a Fausto Morell ambas pinturas históricas y que encargó ambos retratos. 

Detalles sobre el cuadro y fondo

En la guerra de sucesión española participó el Archiduque Carlos, quien posteriormente fue coronado Emperador austríaco con el nombre de Carlos VI. En este retrato del Archiduque, de cuerpo entero, aparecen en el fondo las armas de los Habsburgo. En ambas pinturas se observa la veneración de los nobles mallorquines por ambas personalidades, que perduró hasta bastante después del final de la Guerra de Sucesión. Una razón importante que explica la mencionada adoración, era la percepción federalista defendida por los Habsburgo, mientras que los Borbones favorecían un modelo de Estado centralizado.


Ricard Anckermann (1842 – 1907)

Significado y Obra

Ricard Anckermann es uno de los artistas mallorquines más importantes de todos los tiempos y decididamente el más relevante de la segunda mitad del siglo XIX. El diseño del comedor de Son Vida fue uno de sus últimos grandes proyectos, que finalizó tres años antes de su muerte. El único trabajo comparable de Anckermann es la sala de bailes de la elitista asociación social “Círculo Mallorquín”, un trabajo de envergadura gracias al cual Anckermann se convirtió en el estandarte de la escena artística insular. El edificio del “Círculo Mallorquín” alberga hoy el Parlamento Balear y las pinturas y decoraciones del pintor decoran también esta sala que alberga a la institución más importante de esta región autónoma.

 

Historia Familiar

El nombre de la familia de este artista nacido en Palma de Mallorca en 1842 tiene origen alemán. El abuelo de Anckermann era Karl Angermann, que fue reclutado a finales del siglo XVIII como experto en armas por un ejército suizo. Este ejército prestó sus servicios a la corona española y Angermann fue trasferido posteriormente a Palma. La modificación del apellido Angermann se debe a un error poco habitual en la escritura de las autoridades y también a la tendencia en modificar la ortografía con arreglo a la pronunciación española. El padre de Ricard Anckermann fue Jordi Angermann/Ankermann (hay más de una docena de variantes del apellido) que, a su vez, fue experto en armas de un batallón de defensa mallorquín.


Vida

El talento del joven Ricard Anckermann pronto se hizo notar. Tras sus primeros estudios y una carrera muy breve como concejal en Palma, huyó de la carrera política hacia París, en donde decidió dedicarse en exclusiva al mundo del arte. En un momento de dificultades financieras, su hermano, que trabajaba como ingeniero supervisor de la construcción de un buque en Inglaterra, le consiguió un trabajo como decorador en dicha nave, la cual se encargó posteriormente, bajo el nombre “Lulio”, de cubrir la línea entre la isla y la península. En este mismo buque, Anckermann volvió a Palma y comenzó una fulgurante carrera como artista y profesor de arte.

Hombre Polifacético

Ricard Anckermann era un hombre con muchas inquietudes, que se movía a sus anchas en los estilos y temas más diversos y trabajaba con los formatos y materiales más dispares, logrando un gran éxito en todas las grandes obras que llevó a cabo. Además del arte, se dedicó intensamente a otras actividades. Así, no sólo era amante de la música, sino que tocaba el violonchelo e incluso realizó algunas composiciones. Una de ellas se la envió a su hermano Carles, director de orquesta del teatro Tacón de la capital cubana de la Habana. Otras de sus pasiones eran la literatura y la investigación histórica. En este último ámbito, publicó dos obras.

SU OBRA

Diseño del comedor de la residencia Son Vida

A finales del siglo XIX, Ferran Truyols, Marqués de la Torre y propietario de Son Vida, encargó a Ricard Anckermann el diseño del comedor de la residencia. Durante cuatro años el artista trabajó en lo que iba a ser su último gran proyecto. La obra se realizó con lienzos que se montaron en marcos y cubrieron la pared de la sala. En ella, se muestran en total diez cuadros de una excursión real de caza del siglo XVIII.

Las escenas representan: la salida del castillo, el viaje al coto de caza, la persecución de las presas, el paso de un caballo, el príncipe y su prometida, la preparación del almuerzo al aire libre, el banquete, el baile, los juegos y la vuelta al castillo.

Contrariamente a sus anteriores trabajos, en este trabajo el pintor renuncia por completo a elementos simbólicos y se concentra totalmente en la representación naturalista sin otras pretensiones.


Antoni Ribas (1845 – 1911)

Significado y Obra

Antoni Ribas es la ejemplificación de un artista que, a pesar de su enorme talento, no logró introducirse en el mercado internacional del arte, ya que prefirió elegir una ocupación fija en casa en vez de escoger la arriesgada situación de los artistas en el extranjero. No obstante, alcanzó un sensacional éxito tras la concesión de la medalla de oro de la exposición de la Academia de Bellas Artes de Barcelona en 1866. En contraposición a la falange de los artistas catalanes afianzados, que seguían la tendencia del romanticismo histórico predominante en la época, este desconocido mallorquín de 21 años de edad se presentó en la exposición con una representación campestre naturalista y ganó el primer premio. No fue Ribas desde luego quien desencadenó la revolución de la pintura expañola hacia la pintura panorámica realista, pero sí la afianzó y consolidó con esta obra.


Vida

Tras su éxito en Barcelona, se convirtió en 1868 en el escenógrafo del teatro Príncipe de Asturias en Palma y desde 1872 trabajó como profesor de arte en la Academia de Bellas Artes, también en Palma. Ya desde su juventud recibió premios por su trabajo como artista. A finales de su carrera, no obstante, Ribas, el antaño revolucionario, fue considerado un estandarte de la pintura académica establecida, de la cual fueron detractores los seguidores del modernismo a finales del siglo XIX. Ribas fue amigo de O’Neill, Ricard Anckermann y Fausto Morell, y fundó con los mismos una asociación de arte en 1876 (Fomento de la Pintura y Escultura).

El Desembarco en Santa Ponça

SU OBRA

El Desembarco en Santa Ponça

Este cuadro parece contradecir lo anteriormente mencionado, pero representa una escena histórica y, por tanto, un momento clave en la historia de la isla: el desembarco de la armada catalana-aragonesa en Santa Ponça el 10 de septiembre de 1229. El cuadro no está pintado siguiendo el estilo del romanticismo histórico, pues faltan los amenazadores cúmulos de nubes y los actores más importantes no han sido representados desde la proximidad más absoluta. Se trata más bien de una representación panorámica realista y, a pesar de la importancia del acontecimiento representado, es esa la característica principal de la obra. La armada cristiana en la bahía sólo se aprecia en pinceladas dispersas; se observa a los informadores árabes situados en las sombras de los árboles y únicamente se distingue claramente a algunos jinetes, pero éstos no aparecen en una pose teatral, sino tal como hubieran sido capturados en una instantánea fotográfica. A pesar de la ausencia de elementos dramáticos, se puede percibir una tensión etérea en el ambiente. Se trata de un momento inmediatamente anterior al altercado histórico que desembocaría, dos meses y medio más tarde, el 31 de diciembre, con la llegada de Jaume I a Madina Mayurqa (antes Palma).


Juan Pantoja de la Cruz (1553 – 1608)

Significado, Obra y Vida

Juan Pantoja de la Cruz es uno de los principales pintores de retratos españoles del siglo XVI y un exponente de la pintura renacentista española. Fue nombrado pintor real en 1598 a la llegada de Felipe III al trono.

SU OBRA

Don Pedro Enriques de Avecedo, Conde de Fuentes

El conde aparece representado a cuerpo completo con media armadura. En una mano sostiene un cetro. Esta postura, así como su presencia casi teatral en un escenario lleno de banderas, estaba de moda en las pinturas de la Europa septentrional en el siglo XVI. El Conde de Fuentes (1535 – 1610) es una figura legendaria de la historia de España. Era una persona inteligente y brutal y un temible soldado en el campo de batalla. Como comandante en jefe de Portugal dirigió en 1589 la defensa de Lisboa frente a los ataques de Sir Francis Drake. En 1592 fue enviado a Flandes y nombrado Gobernador General de los Países Bajos ocupados por los españoles. Posteriormente hizo gala de sus dotes como Consejero de Estado y de Guerra, como Comandante General del Ejército de todo el Reino de España y, posteriormente, como Gobernador de Milán y de la Lombardía.


Retratos de la Escuela Española

Isabel de Borbón

Isabel de Borbón

Principe Felipe

Principe Felipe

Isabel de Borbón

Isabel de Borbón

Principe Felipe

Principe Felipe

Atribuido a Bartolomé González, 1564 – 1627

Significado de Obra y Vida del Artista

Ambos cuadros se atribuyen a Bartolomé González, un especialista en retratos, que trabajó desde 1616 como pintor oficial de corte de la Casa Real, por lo que seguía los pasos de Pantoja y hacía directamente la competencia al joven Velázquez.

Close